CO y CO2 en el ambiente

En el caso de existir un problema en la evacuación de los humos en un sistema de calefacción, podemos detectar inmediatamente el problema midiendo las concentraciones de CO y CO2 en el ambiente. Está medición debería llevarse a cabo siempre antes que el resto de mediciones y definir de esta manera si la sala de combustión es segura. 

En las salidas de los humos con problemas de revoco o en combustiones incompletas debido a que el comburente y el combustible no se encuentran en las proporciones adecuadas en la combustión, provoca que las concentraciones de CO aumenten exponencialmente. Un problema en una instalación de tiro natural puede ocasionar que los productos de la combustión entren en la sala donde se realiza la combustión causando la inhalación del CO. El CO en el ambiente es un gas incoloro, indoloro y extremadamente peligroso para los humanos en concentraciones bajas.

En las mediciones de CO ambiente tenemos que tener muy en cuenta las siguientes consideraciones:

 

• El humo de los cigarrillos influye en la medición (mín. 50 ppm).

• La respiración de fumadores influye en la medición aproximadamente en 5 ppm.

• Es ideal llevar a cabo la inicialización del medidor de CO ambiente en el aire limpio ( Si el instrumento lo indica).

Cuando una combustión es apropiada, los productos de la combustión resultantes nos aparecerán con concentraciones de CO bajas y con concentraciones de CO2 elevadas, en el caso de existir una fuga en la salida de los productos de la combustión detectaríamos inmediatamente su fuga midiendo la concentración de CO2 en el ambiente, en cambio la detección de la fuga mediante la medición de CO sería más difícil de llegar a ser detectada ya que tendríamos concentraciones bajas de CO diluyéndose en el aire ambiental.

 

El dióxido de carbono es un gas incoloro, inodoro y con un ligero sabor agrio. Bajo la influencia de la luz solar las plantas convierten el dióxido de carbono (CO2) en oxígeno (O2). La respiración humana y animal convierte el oxígeno (O2) otra vez en dióxido de carbono (CO2). Esto crea un equilibrio que los productos gaseosos de la combustión distorcionan. Esta distorción acelera el efecto invernadero.

El valor límite que afecta a las personas es de 5000 ppm de CO2. A concentraciones superiores al 15% en volumen (150.000 ppm) en la respiración, se produce una inmediata pérdida de consciencia.

En España es de obligado cumplimiento la medición del CO en el ambiente según el Real Decreto 919/2006 (Reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos y sus instrucciones técnicas complementarias ICG 01 a 11), en el que hace referencia a la norma UNE-60670-13 para indicar los procedimientos a realizar en una inspección periódica de una instalación receptora alimentada desde una red de distribución de presión igual o inferior a 5 bares.

 

A continuación se indica un breve resumen de la normativa UNE-60670-13:

 

_ La comprobación de CO en el ambiente debe realizarse cuando existan aparatos Tipo B de tiro natural. No será necesaria en el caso de aparatos de este tipo instalados en recintos considerados como zona exterior.

_ La comprobación del revoco y la medición de la concentración de CO-ambiente se deben realizar con las puertas y ventanas del local cerradas y con la campana extractora, si existe, apagada.

_ La medición debe realizarse con un analizador adecuado y debe situarse aproximadamente a 1m del aparato y a 1,80m de altura.

_ Cuando la concentración de CO ambiente medida sea superior a 50ppm, será necesario subsanar el problema en el mismo momento de su detección. En el caso de que esto no sea posible, se debe interrumpir el suministro de gas al aparato afectado.

_ Cuando la concentración de CO ambiente medida se encuentre entre 15ppm y 50ppm, no será preciso cortar el suministro de gas al aparato, no obstante, el usuario del aparato debe proceder a su corrección en el plazo máximo de seis meses.

_ Se considera correcta una medición con concentración inferior a 15ppm.

 

Según la ITC-ICG 07 y ITC-ICG 08 del R.D. 919/2006, se deben calibrar los equipos de medida una vez cada doce meses como mínimo, de acuerdo con los anexos A.3 y B.3 de las normas UNE 60670-10:2005 y 60670-13:2005.

 

 Detectores de CO y CO2 en el ambiente Testo:

 

Testo 315-2:

Medidor de CO ambiente

Medidor de CO ambiente testo 315-2El testo 315-2 detecta incluso las concentraciones más bajas de este gas altamente venenoso gracias a su elevada exactitud de ±3ppm. Los límites de alarma son ajustables en el instrumento y nos avisa de las alarmas de manera acústica y visual. El testo 315-2 permite la impresión de datos in situ mediante una impresora rápida.

Testo 315-3:

Medidor de CO/CO2 ambiente

medición en paralelo de Co y CO2 en el ambienteEl testo 315-3 mide paralelamente el CO y CO2, detectando de manera inmediata cualquier concentración peligrosa en el ambiente. Los límites de alarma son ajustables en el instrumento y nos avisa de las alarmas de manera acústica y visual. El testo 315-3 permite la impresión de datos in situ mediante una impresora rápida y permite enviar sus datos de medición al analizador de los gases de Combustión testo 330.

Sonda CO ambiente 0632 3331:

Accesorio para testo 330-1/-2 LL

Sonda para detección y medición de CO ambiente para testo 330 LL

El analizador de los Productos de la combustión testo 330-1/-2 LL permite como accesorio la conexión de una sonda de CO ambiente para realizar e imprimir todas las mediciones en una única impresión, el testo 330-1/-2 LL permite además realizar la medición del CO ambiente paralelamente a la medición del análisis de los productos de la combustión. _ Sencilla representación gráfica de los valores límite de alarma. _ El curso de la medición se puede seguir exactamente gracias al indicador de seguimiento. _ El curso señala con precisión la concentración actual de CO. _ El instrumento no sólo indica visualmente que se ha excedido el umbral de alerta sino que emite también una señal acústica.

 

 

ToTop